Una dieta líquida consiste en comer y beber los alimentos en un estado casi líquido, por un período de tiempo determinado. Se utiliza a menudo como un precursor de la cirugía, como una forma de limpiar el tracto digestivo o cuando el paciente está experimentando problemas gastrointestinales. Hacer un menú para una dieta de líquidos ayuda a asegurar que estás recibiendo la nutrición adecuada a partir de una selección limitada de alimentos.
Una dieta líquida absoluta consiste en líquidos claros —como agua, caldo y gelatina regular— que se digieren con facilidad y no dejan residuos sin digerir en el tracto intestinal. El médico puede indicarte una dieta líquida absoluta antes de ciertos procedimientos médicos o si tienes determinados problemas digestivos. Dado que la dieta líquida absoluta no puede brindarte la cantidad suficiente de calorías y nutrientes, no se debe seguir por más de unos pocos días.
Debemos tener en cuenta que el exceso de azúcares y de sodio (sal) también puede producir una descomposición de la hidratación correcta del organismo; por ello debemos controlar el consumo de éstos y si son o no adecuados para nuestra patología en concreto (ya que si sufrimos una descomposición de las heces, por ejemplo, debemos saber que el exceso de azúcar puede provocarnos una diarrea osmótica complicando la situación gastrointestinal y aumentando el riesgo a sufrir deshidratación).
Los efectos secundarios del té rojo son similares a los del té verde, esto debido a que contiene cafeína y pueden manifestarse como dolores de cabeza, palpitaciones, alteraciones del sueño, mareos, etc. No es aconsejado para personas con problemas de hipertensión arterial, ni mujeres embarazadas o que están dando lactancia materna, tampoco es aconsejable su uso en niños.
Es normal que pienses que esta semana de control de tus comidas no suele ser habitual, bien porque has cometido excesos extra, porque has tenido más compromisos, más comidas de trabajo, etc. Probablemente, tu vida social es así a menudo durante el año, por lo tanto, cualquier semana que elijas para realizar este seguimiento, podría ser tu día a día habitual.
La historia de las dietas líquidas para perder peso tienen un oscuro punto de partida. En los años 70, un médico estadounidense, Roger Lynn, presentaba su cura milagrosa para la obesidad. Consistía en un batido de proteínas ('Prolinn') como única comida diaria: concretamente, provenía del colágeno de las pezuñas y pellejos de animales del matadero, una materia prima barata. Aunque el régimen debía acompañarse de suplementos vitamínicos y nutricionales, aportaba únicamente entre 400 y 800 calorías diarias. 

Cuando fui a visitarme con la dietista, solo quería bajar un poco de barriga, pero ella me explicó que bajar la cintura a menos de 94 cm lograría mejorar mi analítica (colesterol y triglicéridos), la tensión arterial y disminuir el riesgo cardiovascular y entonces entendí la importancia de comer bien. Así que ahora sigo sus pautas y creo realmente que he logrado cambiar de hábitos. Además, tengo menos acidez y mejores digestiones. Gracias, Marisa.
Belviq (lorcaserin):Esta píldora de dieta funciona activando los receptores de serotonina que regulan el hambre. Al ayudar a controlar su apetito, el Belviq puede ayudarle a sentirse satisfecho después de haber ingerido menos alimentos. Está disponible por prescripción para pacientes con un IMC de 30 o un índice de masa corporal de 27 junto con una afección relacionada con la obesidad.

- Ácido Linoleico Conjugado: la nutricionista explica que se trata de un compuesto que se encuentra en muchos alimentos -como los ácidos grasos, lípidos y aceite de oliva, entre otros- y que a su juicio se le atribuye más beneficios de los que realmente tiene. "Igual enlentece el vaciamiento gástrico y desde ese punto de vista sí podría provocar un poco de sensación de saciedad. Pero yo diría que es un poco menos mágico de lo que parece", señala. Por su parte, Igor Correa explica que el Ácido Linoleico Conjugado "ha demostrado modificar el metabolismo de la grasa incrementando su uso y reduciendo su acumulación".
Para poder llevar a cabo la dieta tienes que tener siempre en casa frutas y verduras. Lo ideal es que compres al menos una vez a la semana frutas y verduras frescas variadas (para ensaladas, cremas de verduras, saltearlas, para hervir…). Y por si la semana se te complica y no tienes tiempo, siempre va bien tener en casa conservas de verduras como espárragos o alcachofas que te solucionan una cena.
También conocido por dragón negro o té azul está comprobado que nos ayuda a adelgazar. El té oolong es un aliado del hígado puesto que su consumo ayuda a perder peso y evita el hígado graso. Al igual que otros tés contiene catequinas y polifenoles que también lo hacen un buen antioxidante y termogénico provocando una buena quema de grasas. Un par de tazas diarias es lo que necesitas de este té.
Si bien las dietas líquidas permiten perder mucho peso en un corto plazo, un articulo publicado en el portal de Harvard afirma que: “los ayunos y/o las dietas extremadamente bajas en calorías reducen la tasa metabólica del cuerpo en su intento por conservar la energía.  Una vez que la persona reanuda una alimentación normal, recuperara el peso perdido”.
También es posible que necesite seguir una dieta líquida completa por un tiempo después de haberse sometido a una cirugía en el estómago o el intestino. Igualmente, puede ser que necesite hacer esta dieta si está teniendo problemas para deglutir o masticar. En ocasiones la dieta líquida completa es un paso entre una dieta de líquidos claros y volver a su dieta regular.
×