La obesidad es una enfermedad que afecta a millones de adultos, adolescentes y niños, lo que plantea graves riesgos para la salud. Generalmente, los expertos consideran que la obesidad sea una enfermedad crónica que requiere tratamiento y la gestión de toda la vida. Uno se considera obesidad si el 20% por encima del peso corporal ideal, de acuerdo a informes de peso altura estándar, o si uno de índice de masa corporal, o IMC, supera 30. Los estrategias más importantes para la gestión de la obesidad no son medicamentos, sino más bien, una dieta saludable junto con moderada ejercicio. Por supuesto, el uso de medicamentos de venta con receta pueden ayudar pero nunca debe ser el único tratamiento para la obesidad, ni es siempre considerado una cura.
Es cierto que el aceite de oliva es muy saludable, sabroso y una de las bases de la dieta mediterránea pero… ¡nos pasamos de cantidad! En una dieta equilibrada se recomienda consumir unas 5 cucharadas soperas de aceite de oliva al día a repartir entre cocinar y aliñar. En una dieta para bajar de peso, que por tanto aporte menos calorías, deberíamos reducir a 2 o 3 cucharadas diarias. Esto significa cocinar de manera suave, con pocas grasas y no dejar correr el aceite cuando aliñamos.
Receta: En una plancha muy caliente pintada con aceite, asa los calamares (150 g) 3 minutos. No los dejes más o quedarán gomosos. Retira del fuego y riega con un hilo de aceite con ajo y perejil. En una sartén aparte saltea champiñones con ajo y perejil u otra verdura de tu gusto (200 g). También puedes hacer los calamares con alcachofas, te encantarán.
"Son de verdad increíbles", escribió Kardashian West en un post publicado dos veces en 24 horas -tanto en Instagram como en Twitter- en el que ella misma posaba con el caramelo dietético. Si bien Kim ha compartido otras veces anuncios patrocinados de productos para adelgazar (como batidos sustitutivos de comidas) los supresores del apetito pertenecen a una categoría dietética diferente y mucho más polémica.
El  hinojo tiene propiedades importantes que combaten la inflamación. Durante mucho tiempo se ha utilizado para tratar la flatulencia y otros problemas gastrointestinales. Mientras que los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos no tienen ninguna postura sobre la efectividad medicinal del hinojo, una agencia gubernamental oficial similar a la FDA en Alemania que se centra en las hierbas dice que la planta puede de hecho ser un luchador eficaz de la flatulencia, eliminado la hinchazón y estimulando la pérdida de peso.
L’acqua è importantissima per la nostra salute, così come anche le altre bevande liquide ricche di vitamine, antiossidanti e minerali come, per esempio, i centrifugati di frutta e verdura. Più delle altre bevande, l’acqua ha senza dubbio una caratteristica fondamentale: non contiene calorie e possiede un altissimo potere drenante che aiuta l’organismo ad eliminare tossine e scorie, combattendo disturbi gastrointestinali, dolori addominali, gonfiore e molti altri disturbi. I benefici di questo tipo di dieta risiedono dunque, in primis, nel riuscire a drenare facilmente i liquidi in eccesso, idratare il corpo e favorire la digestione.

Se trata de un régimen con un enfoque basado en el “hazlo tú mismo”: es muy flexible pero requiere un gran compromiso, dado que no está tan pautada como otras dietas. La clave del plan reside en la reducción a la mínima expresión del consumo de grasas, en particular las grasas saturadas (lácteos enteros, fritos, carnes grasas…). Por lo demás, se prima el consumo de cereales integrales, fruta, vegetales, pescado y pollo (sin la piel).

Para terminar recuerda que no es bueno hacer ningún tipo de dieta sin control médico. La dieta líquida en particular, puede ser muy peligrosa porque el cuerpo no obtiene los nutrientes que precisa para funcionar correctamente. Se necesita al menos 1200 calorías diarias para mantener la actividad e incluso así se puede bajar de peso. Una dieta líquida que aporte 500 o 600 calorías es alarmante y puede provocar anemia, fatiga y pérdida de masa muscular.
Pon una cazuela en el fuego con 2 cucharas soperas de aceite y un ajo picado. Una vez esté el ajo pochado, añade un puerro cortado a trocitos y deja que se cocine unos minutos. Echa una patata troceada a dados y 7 espárragos blancos en conserva cortados por la mitad. Añade una pizca de sal, el agua de los espárragos y un poco de agua hasta cubrir las verduras. Deja que cocine a fuego medio y una vez esté la patata tierna, tritura hasta que quede una textura fina.

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2018 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.
×