Un estudio realizado por la Escuela Médica de Shanghái demostró el efecto beneficioso de las catequinas sobre la grasa abdominal. Durante 12 semanas se midieron periódicamente el peso, la proporción de la grasa corporal, el porcentaje de la grasa intraabdominal y la circunferencia de la cintura en cuatro grupos de adultos en dieta. El grupo 1 tomó placebos, mientras que a los otros tres se les administró tres dosis diferentes de catequinas:
Este tipo de dietas se llevan a cabo para realizar una adaptación a la nutrición normalizada tras una enfermedad o tras un período en el que no se han ingerido alimentos de forma habitual, o cuando el estómago o cualquier otro órgano del sistema digestivo tiene algún daño. Cuando un paciente responde bien a la dieta de líquidos claros, podemos plantear hacer la transición a la dieta líquida completa, cuando tolere bien la completa podremos ir introduciendo los alimentos sólidos blandos hasta empezar con una alimentación común; siempre y cuando no se vea afectada la salud gastrointestinal.

Es un clásico cuando se empiezan las dietas y no hay especialista que no haga hincapié en ello. Los nutricionistas insisten mucho en que la clave de un buen régimen es que sea “moderado, variado y equilibrado”. Para adelgazar basta con seguir una serie de pautas, y priorizar unos alimentos frente a otros, pero la mayoría de mortales necesitan, además, un menú específico: una bien reglamentada que les asegure el éxito.

Sin embargo, la realidad es otra, y dado que la mayoría de estas fórmulas están en la categoría de alimentos y no requieren una prescripción médica para su uso, quienes las compran sólo van a las farmacias y piden una. En este caso, el consejo de la especialista es poner especial atención en el tipo de alimentación que se tiene. "Cuando una persona quiere iniciar un tratamiento de este tipo, debe autodiagnosticarse e identificar qué es lo que la hace engordar. Y luego elegir el producto adecuado según lo que ofrecen los distintos laboratorios", dice.
Dicho esto, si necesita seguirla durante un período de tiempo más prolongado, su médico puede recomendarle agregar suplementos nutricionales que garanticen el aporte de todos los nutrientes y principalmente ricos en  proteínas porque una dieta como esta no proporciona suficientes calorías o nutrientes para que el organismo se desarrolle con normalidad.
El picar no es que sea conveniente, sino que es una buenísima estrategia para mantener nuestra glucemia controlada y por tanto regular nuestro apetito. El problema aparece cuando ese picoteo es aleatorio e improvisado, al igual que debemos organizar nuestros desayunos y comidas principales, debemos llevar un cierto control de las alternativas de picoteo sano que están a nuestro alcance para poder incluir entre horas. En principio los alimentos que más nos interesan son aquellos alimentos que nos aporten una pequeña cantidad de azúcar que se absorba de forma lo más lenta posible, que venga asociado a una importante cantidad de fibra para estimular la saciedad y siempre acompañado con una cantidad significativa de agua. Nuestra sugerencia para un picoteo saludable: fruta, lácteos desnatados, cantidades controladas de frutos secos, pequeños bocadillos y sándwich de pan integral pueden ser muy buenas alternativas.

Los componentes e ingredientes de un supresor de apetito van a trabajar para conseguir eliminar ciertos problemas, tan importantes como ansiedad por la comida. Entre las propiedades de los inhibidores del apetito naturales, podemos encontrar que algunos de ellos poseen efecto termogénico (aumento de la temperatura corporal), lo que implica incluso llegar a consumir calorías en reposo; contienen o no, sustancias estimulantes, como la cafeína, y que por ello inducen sobre el sistema nervioso, siendo esta característica aprovechable para la práctica deportiva, reduciendo la percepción de la fatiga y por tanto, logrando mantener un ritmo más elevado durante la sesión física; o bien son algún tipo de mineral, tal como el cromo (potente inhibidor del apetito) con propiedades para regular la glucemia sanguínea. Este último punto es bastante interesante, ya que se puede conseguir un efecto del supresor de apetito manteniendo los niveles de azúcar post pandriales (horas después de una comida) en márgenes normales que no impliquen una alteración brusca de la insulina y que no nos veamos casi obligados a volver a realizar un comida o snack.
Si tu médico te ha puesto en una dieta líquida completa, tienes más opciones para elegir. Los lácteos en su mayor parte, están permitidos, lo que significa que puedes disfrutar de batidos de leche, leche saborizada y yogur. Las sopas de crema, como la sopa de tomate o de puré de papa, te llevarán un paso adelante respecto a las consideraciones limitadas de la dieta de líquidos claros. También puedes tomar jugos de verduras, siempre y cuando se cuelen los trozos o residuos.
Ele ressalta que, em ambos os casos, cada organismo vai reagir de uma forma diferente. “Uma dieta líquida muito restrita pode acarretar uma perda de peso de cerca de 10 kg em 15 dias. Mas depende da pessoa, do seu tipo físico, da sua rotina e de como a dieta será feita. Uma pessoa com obesidade pode perceber os resultados de forma bem rápida, assim como uma pessoa sedentária”, diz o profissional.
×