La liraglutida es un análogo del GLP-1, ya autorizado en la Unión Europea a dosis bajas (hasta 1,8 mg al día) para el tratamiento de la diabetes tipo II. El GLP-1 es una hormona natural del organismo que se secreta en el intestino delgado en respuesta a la ingesta de alimentos y que regula el apetito. Sin embargo, esta hormona desaparece en la sangre a gran velocidad, por lo se ha creado el agonista liraglutida, que permanece más tiempo en la sangre manteniendo la sensación de saciedad por más tiempo.
Este fármaco ha demostrado su eficacia en varios estudios con más de 5.800 pacientes obesos o con sobrepeso, con una duración de hasta 56 semanas. En los estudios se comparó liraglutida con placebo. A los pacientes se les administró el medicamento como parte de un programa de pérdida de peso que incluía dieta y ejercicio. Tras analizar los cinco estudios conjuntamente, con una dosis diaria de 3 mg, los pacientes lograron una reducción del 7,5 % del peso corporal, comparado con un 2,3 % de reducción en los pacientes que recibieron placebo. La pérdida de peso fue más pronunciada en las mujeres que en los hombres.
Es cierto que el aceite de oliva es muy saludable, sabroso y una de las bases de la dieta mediterránea pero… ¡nos pasamos de cantidad! En una dieta equilibrada se recomienda consumir unas 5 cucharadas soperas de aceite de oliva al día a repartir entre cocinar y aliñar. En una dieta para bajar de peso, que por tanto aporte menos calorías, deberíamos reducir a 2 o 3 cucharadas diarias. Esto significa cocinar de manera suave, con pocas grasas y no dejar correr el aceite cuando aliñamos.

DESAYUNO Café con leche desnatada sin azúcar. Pan con tomate y sal. Café con leche desnatada sin azúcar. Pan con pechuga de pavo. 2 yogures desnatados con 3 cucharadas soperas de muesli. 200 ml de leche desnatada con 30g de copos de avena. Té con leche desnatada sin azúcar. Pan con jamón york. Tostada de pan integral con queso fresco 0% y mermelada sin azúcar añadido. Zumo de naranja natural. Pan integral con 1 huevo revuelto.
En un estudio de los hombres que bebían té verde en sus dietas perdieron casi el doble del peso de los hombres que no bebían como parte de sus programas de dieta. También se informó de que los hombres que bebían té verde con 660 mg de catequinas también experimentaron una mayor reducción en el tamaño de la cintura, en comparación con los hombres que bebían té negro que contiene sólo 22 mg de catequinas.
La clave para perder peso (o más bien grasa corporal) es generar un balance energético negativo. Es decir, consumir -de forma controlada- menos calorías de las que quemamos, y que dichas calorías provengan de alimentos de "calidad" nutricional. Eso sí, si exponemos a nuestro cuerpo a una restricción calórica excesiva puede tener efectos negativos: decaimiento y el conocido efecto rebote (nuestro cuerpo se defiende de la falta de energía asimilándola en forma de grasa).
En lugar de alcanzar el tarro de las galletas o servirse el postre después de las comidas, termine su comida con fruta naturalmente dulce. No solo ahorrará grasa y calorías, sino que también tendrá el beneficio adicional de vitaminas, minerales y fibra adicionales. Pocos de nosotros comemos tanta fruta como se recomienda. Cambie lo que bebe para perder peso fácilmente
Es importante recordar que los jugos detox pueden ingerirse en una dieta normal, ya que sus beneficios para el organismo se mantendrán. Además de esto, la dieta líquido detox no debe ser utilizada como forma exclusiva para bajar de peso, ya que no generará resultados permanentes a largo plazo. Por lo que lo ideal es que los alimentos detox como frutas y vegetales hagan parte de la alimentación diaria de las personas, sin restricciones de otros alimentos esenciales para el buen funcionamiento del organismo como las carnes y los carbohidratos. 
×