Los lácteos son muy recomendables en nuestras dietas pensadas para conseguir el peso ideal. En primer lugar por sus nutrientes animales, y en segundo lugar por la importante dosis de calcio. Los quesos son buenos, pero intentaremos evitar los más grasos como el azul. Los yogures y un vaso de leche son básicos y muy apetecibles a cualquier hora del día.

Es importante tener en cuenta que una dieta de líquidos claros no debe seguirse durante más de unos días como transición a una alimentación que garantice la calidad nutricional y sólo se recomienda bajo la supervisión de su médico. Si tolera correctamente los alimentos, pronto podrá cambiar a una dieta líquida completa, que contiene algunos alimentos más, como sopas con crema y helado.
El primero de ellos son las dietas ricas en proteínas. El principal alimento es la carne, porque nuestro cuerpo requiere de esos nutrientes para funcionar básicamente. Por eso es importante incorporar a nuestra dieta para perder peso carnes magras, pavo, pollo, cerdo, pescados y también legumbres, son ingredientes muy utilizados en las dietas proteicas.
Según el coach y quiropráctico Ata Pouramini, la piña, el limón y el pomelo son frutas que puedes incluir en tu dieta para perder peso en tiempo récord ya que durante su proceso digestivo quemarás más calorías de las que te aportan. La experta en estética y nutrición Myriam Yébenes te propone una dieta intensiva detox para que las comidas copiosas y las cenas no te pasen factura en enero: "Al despertar y antes de desayunar: Toma un vaso de agua tibia con el zumo de un limón para depurar el organismo y activar su metabolismo. Para desayunar un té azul o té rojo + kiwi + una tostada de pan de espelta/centeno con pavo y queso de Burgos o aguacate y levadura de cerveza. Para comer, pescado a la sal o al horno + endivias con zumo de limón. Y para cenar, una ensalada de crudités (endivias, apio, pepino y zanahoria, la cantidad que se desee) aliñada y aderezada con salsa de yogur desnatado, eneldo natural y perejil".
Siete riuscite a superare la settimana di dieta? Bravissime! Ora, però, attenzione all'altrettanto delicata fase di mantenimento; non vorrete forse inficiare i risultati ottenuti? “Questo il rischio più temuto delle diete liquide: non riuscire a conservare il calo di peso nel tempo. Abbiate allora l’accortezza di integrare in modo graduale cibi solidi, ma leggeri, ai pasti principali, scegliendo frutta o yogurt come spezza-fame. Pian piano arrivate all’integrazione completa, restando però fedeli a una dieta ipo-glucidica, vale a dire scarsa di cereali raffinati e grassi, ricca invece di fibre vegetali, vitamine e minerali”.
Una dieta líquida absoluta se suele usar antes de los análisis, los procedimientos o las cirugías que requieren que no tengas alimentos en el estómago o los intestinos, tal como antes de una colonoscopia. También puede recomendarse como una dieta a corto plazo si tienes ciertos problemas digestivos, como náuseas, vómitos o diarrea, o después de determinados tipos de cirugía.
×