El término de este régimen se refiere a aquellas personas que basan su alimentación en una dieta vegetariana pero que de manera ocasional, y que por las razones que sea, consumen algunos productos de origen animal como mariscos, pescados o aves. Algunos pensarán que entonces todo el mundo entra dentro de este concepto, pero no es así. Su alimentación esta basada en una dieta verde y el consumo de origen animal es ocasional o excepcional.Lo que lo define es la frecuencia en este tipo de ingesta de alimentos.

En general, para llevar una dieta equilibrada, recomiendo hacer 5-6 comidas diarias, pero realmente lo que determina el número de comidas al día es el número de horas que permanezcamos activos. Una persona que desayune a las 6:00 y cene a las 23:00 tendrá que hacer un número mayor de comidas que aquella que desayune a las 9:00 y cene a las 22:00. Lo realmente importante es no dejar grandes períodos de ayuno, ya que esto desencadena un desequilibrio de los niveles de glucosa lo que a su vez provoca descenso de la energía vital, incremento del apetito y tendencia a acumular grasa cuando ingiramos comida a modo de supercompensación.
Con el fin de ayudarte a conseguir tus metas, seguir una buena alimentación y perder peso CuidatePlus, de la mano de expertos, te ofrecen algunas dietas que puedes incorporar a tus rutinas para adelgazar, como la la dieta de los Días Alternos, o la Dieta del Vino y el Jamón, elaborada por Rubén Bravo, director del departamento de Naturopatía y Nutrición del Instituto Médico Europeo de la Obesidad, que explicamos a continuación:
Per i musulmani è il Ramadan, il nono mese del calendario islamico, e anche ebrei e cattolici resistono agli echi della fame con la preghiera, in alcune ricorrenze. Tutte le religioni invitano al digiuno per purificare lo spirito ma anche il corpo, non certo per mettere a repentaglio la salute dei fedeli. Dalle sacre scritture alle librerie, passando anche dalla scienza, ci ha pensato Michael Mosley, giornalista della BBC, a dare il via lo scorso anno al fenomeno del digiuno intermittente (il metodo si chiama appunto Fast Diet) con un manuale che negli UK é stato subito bestseller. Niente piatti tristi e sconditi, nè la mortificazione quotidiana di fare il conto delle calorie: si mangia ciò che si vuole (senza però strafogarsi) per cinque giorni la settimana, i restanti due si introducono al massimo 500-600 calorie, saziandosi magari solo con delle verdure o dei beveroni. Più facile per chi fatica a conciliare appetito e impegni con un rigido piano dietetico quotidiano, l’idea del digiuno intermittente lascia perplessi alcuni nutrizionisti più ‘conservatori’. Certo, sarebbe meglio educare a una sana alimentazione, da seguire tutti i giorni con convinzione, ma la restrizione calorica non è certo un’idea peregrina. «Negli animali abbiamo visto che un taglio delle calorie del 30% corrisponde minore rischio cardiovascolare, diabete, cancro e fa vivere più a lungo – spiega Luigi Fontana, della Divisione di Geriatria e scienze nutrizionali presso il Centro per la Nutrizione umana della Washington University di St.Louis, Usa, che da anni studia l’impatto della dieta sull’invecchiamento – Risultati osservati nei topi, non sappiamo ancora come applicarla all’uomo perché da personalizzare, anche in base all’età e al metabolismo di una persona. La stiamo testando su persone sovrappeso, osservando miglioramenti di importanti parametri nel sangue, in tutto il mondo si cercano biomarcatori per confermarne l’effetto positivo in termini di longevità anche nell’uomo». Come capire se dobbiamo darci un taglio con le calorie? «Dall’addome non piatto: se abbiamo grasso viscerale, che è associato a più alto rischio cardivascolare, significa che stiamo introducendo più calorie del necessario». Eliminare la ‘pancetta’ sì, ma senza esagerare con le restrizioni, sia che si scelga una dieta liquida o un digiuno intermittente: quando lasciate senza nutrimento per più di uno o due giorni, le cellule rilasciano nel sangue corpi chetonici, sostanze che affaticano anche il fegato e il cervello. Una vera e propria intossicazione, alla faccia del nostro desiderio di ‘disintossicarci’.

No te saltes ninguna comida: Si lo haces a menudo con la finalidad de “compensar un extra”, deja de hacerlo o sino tu cuerpo reaccionará y se va a defender. ¿Cómo? Tendrás más hambre en las siguientes horas o incluso en el día siguiente y esto te hará comer más o picar. El hambre se acumula, por lo tanto, saltarse comidas puede provocar el objetivo contrario de lo que buscas.

Receta: Con el horno a 200º, cuece en una bandeja cubierta con papel sulfurizado 50 g de calabaza cortada a láminas pequeñas ligeramente sazonadas con aceite y sal. Hierve 40 g de quinoa según las instrucciones del paquete. Monta la ensalada con un lecho de espinacas baby (100 g), calabaza, quinoa y nueces (20 g). Aliña con una vinagreta de mostaza.
Con qué: la idea es no comer nada sólido, sino consumir las frutas y las verduras en batidos y licuados, por supuesto sin leche, ni siquiera las vegetales por estos dos primeros días. Usar más verduras que frutas es lo ideal ya que las frutas tienen mucha azúcar. 4 vasos para mujeres y 6 para hombres son el consumo recomendado. Durante el día beber agua, tisanas de hierbas y nada de té, mate ni café, para favorecer la desintoxicación.
La infusión de goji ayuda a quemar hasta un 10% de calorías. La Lycium Barbarum, planta de la que se cosechan los gojis, es una terapia medicinal tradicional asiática para la diabetes, pero también cuenta con un efecto de adelgazamiento. La mayoría de las infusiones de goji se mezclan con el té verde, incrementando aún más su consumo de calorías. En un estudio publicado en el Journal of the American College of Nutrition, a los participantes se les dio o bien una dosis única de L. barbarum o un placebo después de una comida.
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2018 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.
×