3.- Tener claridad respecto a si lo que se necesita es bajar de peso o sólo reducir grasa corporal. En este último caso, el director técnico de GNC Chile asegura que el tipo de actividad física y las condiciones fisiológicas en las cuales ésta se realiza, marcará la diferencia entre el éxito y el fracaso. "Por lo tanto, la persona debe asegurarse de que la actividad que siempre realiza es o no la correcta", recomienda.
Una dieta líquida consiste en comer y beber los alimentos en un estado casi líquido, por un período de tiempo determinado. Se utiliza a menudo como un precursor de la cirugía, como una forma de limpiar el tracto digestivo o cuando el paciente está experimentando problemas gastrointestinales. Hacer un menú para una dieta de líquidos ayuda a asegurar que estás recibiendo la nutrición adecuada a partir de una selección limitada de alimentos.
Más verduras y frutas. En cada comida empieza por un buen plato de verdura, preparada como más te guste. Come tanta como desees hasta sentirte satisfecho. El aporte de fibra de la verdura te hará sentirte saciado por más tiempo, impidiendo así que sientas hambre y piques entre horas. Complementa las comidas con huevo, pescado o carne magra, acompañadas siempre por ensalada.
Utiliza aceite de oliva. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de este régimen y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.
Si tu médico te ha puesto en una dieta líquida completa, tienes más opciones para elegir. Los lácteos en su mayor parte, están permitidos, lo que significa que puedes disfrutar de batidos de leche, leche saborizada y yogur. Las sopas de crema, como la sopa de tomate o de puré de papa, te llevarán un paso adelante respecto a las consideraciones limitadas de la dieta de líquidos claros. También puedes tomar jugos de verduras, siempre y cuando se cuelen los trozos o residuos.
Dentro del ramillete de 'dietas milagro' que prometen efectos fulgurantes, las búsquedas se disparan cuando se habla de 'dietas blandas' o 'líquidas' para perder peso. Están rodeadas de un halo de glamour, porque son las que utilizan las estrellas de Hollywood cuando necesitan perder peso rápidamente para un papel. Christian Bale la usó para pasar de 80 a 50 kilos en The Machinist y el rapero 50 Cent también se dejó 25 kilos con dieta líquida, a la que aseguró haberse acostumbrado en el hospital cuando se recuperaba de sus nueve heridas de bala, una de ellas en la mejilla.
Cuando se lleva a cabo una dieta para adelgazar, existen momentos o situaciones en las que es necesario recurrir a ciertas “herramientas” que nos ayuden a controlar el apetito, ya que suele suceder, sobre todo en las dietas que requieren de bajo consumo de alimentos, bien sea hipocalórica, hipoprotéica o algún otro tipo de dieta similar, que la ansiedad se apodera y surge un apetito voraz que parece insaciable, lo que en ocasiones nos conduce a fallar la dieta pues terminamos cometiendo un error que puede logra que la dieta quede sin eficacia.
La dieta de la papaya es fácil de implementar, esta es una de las frutas más saludables que puedes existir, además de que cuenta con un color muy llamativo y un exquisito sabor bastante dulce. Y en su interior podrás encontrar una grandiosa pulpa compuesta por papaína, el cual es excelente dado a los diversos beneficios que aporta a la salud del organismo, además, como si fuese poco, la dieta de la papaya también es muy efectiva cuando se trata de adelgazar.
La Dieta 4 Semanas es un sistema revolucionario que potencia las hormonas quemadoras de grasas y que no solo obliga a tu cuerpo a quemarlas más rápido y fácil para que puedas perder peso, sino que promete ayudarte a deshacerte de la grasa rebelde más velozmente utilizando las funciones naturales de tu organismo, para que NUNCA tengas hambre ni sientas negaciones.
Seamos realistas: ya ni operación bikini ni nada. No te da tiempo. Lo has intentado y tal, pero las terrazas y el buen tiempo te han boicoteado la dieta. ¡Malditas! Bueno, aún te quedan unos días para irte a la playa a lucir cuerpazo, de bueno, no de grande. Te proponemos un reto: una dieta de dos semanas para que pierdas esos cinco kilitos que te sobran (son más, pero los otros los dejamos para septiembre mejor).
Una dieta líquida absoluta se suele usar antes de los análisis, los procedimientos o las cirugías que requieren que no tengas alimentos en el estómago o los intestinos, tal como antes de una colonoscopia. También puede recomendarse como una dieta a corto plazo si tienes ciertos problemas digestivos, como náuseas, vómitos o diarrea, o después de determinados tipos de cirugía.
×