Verdad: Una ración de un alimento bajo en grasa o sin grasa puede ser más bajo en calorías que una ración del mismo producto con toda su grasa. Sin embargo, hay muchos alimentos procesados que son bajos en grasa o sin grasa pero que tienen igual o más calorías que el mismo alimento con la cantidad completa de grasa. A estos alimentos a veces les añaden harina, sal, almidón o azúcar para mejorar su sabor y textura después de haber eliminado la grasa. Esto le añade calorías al alimento.
Receta: Pon 200 ml de leche (un vaso) en un cuenco en el fuego y añade 50 g de copos instantáneos de avena y canela en polvo o en rama. Cuece 15 minutos hasta que quede una textura como de una crema. Sirve en un bol cubriendo un plátano cortado a rodajas y otras frutas que te gusten. Puedes añadir semillas, frutos secos e incluso copos de avena crudos para darle un punto crujiente.
Aclarado este punto, también es cierto que existen ocasiones puntuales en los que puede ser útil bajar rápidamente de peso, apelando a una dieta que acelere el proceso para ver resultados y poder disfrutarlos. Por ejemplo, cuando se ha estado mucho tiempo con un peso alto y la ansiedad hace que la persona quiera notar el cambio en su figura para así motivarse y poder adherir a un plan seguro de alimentación y ejercicios. O cuando solo hay dos o tres kilos que perder y se viene un evento importante en el que se quiere lucir una figura espléndida.
Evidentemente, por pura lógica de Perogrullo, al ser una dieta baja en todo tipo de nutrientes, el cuerpo se ve obligado a consumir sus reservas. En primer lugar se pierden los líquidos y el cuerpo se deshincha de momento. A los dos o tres días se comenzarán a consumir las reservas de grasa, y eso hará que adelgacemos, también temporalmente. Porque si después se vuelve a llevar la misma alimentación que se llevaba con anterioridad es cuando se produce el temido efecto yoyó, y se recupera el doble de grasa en la mitad de tiempo. Y esto también es lógico. A nuestro organismo le importa un bledo nuestra preocupación por la línea. Para él la dieta líquida equivale a una época de hambre y escasez, así que, cuando vuelve a tener abundancia, se dedica a llenar de nuevo las despensas de grasa a toda velocidad, por si acaso se vuelve a producir otra temporada de penuria.
te recomiendo tomar una capsula de te verde y una de centella asiática, todo los días, antes de salir a caminar, es recomendable antes de desayunar y un vasito con agua con jugo de un limón (sin endulzantes) puedes empezar a caminar 30 minutos y vas subiendo poco a poco la cantidad de minutos. trata es de no comer tantas harinas, dulces por razones de salud. en unos 15 dias empiezas a ver que la parte de barriga, muslos empieza a bajar. Es recomendable tomar agua. consume agua de la concha de piña, pulpa de piña, acompaña el almuerzo con pollo o pescado y ensaladas, si te apetece un dulce cometelo antes de las 12 del día. es muy bueno comer la manzana en ayuna a media mañana. importante es que tomes estas capsulas naturales, si ves que te hacen sentir mal simplemente déjalas. luego de tomarlas vas a sentir calor y activa por eso es recomendable tomarla en hora temprana. ayudate con internet y buscas alli. Yo lo estoy haciendo y me ha dado los resultados, y no la siento estricta, lo único es que no dejo de tomar las capsulas..(son naturistas) prueba tomar moringa en te o capsulas por 2 meses…
Es importante recordar que los jugos detox pueden ingerirse en una dieta normal, ya que sus beneficios para el organismo se mantendrán. Además de esto, la dieta líquido detox no debe ser utilizada como forma exclusiva para bajar de peso, ya que no generará resultados permanentes a largo plazo. Por lo que lo ideal es que los alimentos detox como frutas y vegetales hagan parte de la alimentación diaria de las personas, sin restricciones de otros alimentos esenciales para el buen funcionamiento del organismo como las carnes y los carbohidratos. 
×