Después de años de tener mi confianza en mí misma quebrada y de sentirme triste, me encontré con la Dieta 4 Semanas y pensé en probarla. En la primera semana, me asombró subirme a la balanza ¡y ver que había bajado 11 libras! Ahora, unas pocas semanas después, ¡he perdido 42 libras! ! Y lo mejor de todo es que ¡finalmente soy FUERTE otra vez! ¡Y es todo gracias a ti, Brian!”
Frutas: escolha as que mais gostar, mas lembre-se: quanto mais frutas você colocar, mais calorias e carboidratos a vitamina terá. Por isso, escolha 1 ou 2 frutas e maneire na quantidade. Outra dica, caso opte por 2 frutas, é combinar uma que tenha pouco carboidrato com outra que tenha mais, exemplos: banana com abacate, manga com morango, entre outros;
La dieta mediterránea es la dieta tradicional que cuenta con un mayor respaldo científico y todos conocemos en qué consiste: un consumo alto de frutas, verduras, pescado, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva, y bajo en carne roja, azúcares y grasas saturadas. Pero, además, un componente importante es la práctica de ejercicio. Dado que es la dieta que se utilizaba en nuestro país hasta hace no mucho, es muy fácil de seguir. Pero hay que tener en cuenta que lo que hoy podemos entender como “dieta mediterránea” no siempre corresponde a lo que los científicos entienden como tal.
Hay dos tipos principales de dietas líquidas, según MedlinePlus: la dieta líquida completa y la dieta de líquidos claros. Tu plan de menú variará dependiendo de la dieta líquida que tu médico te haya esbozado basado en tu cirugía o tu diagnóstico. Un menú completo consiste en cualquier tipo de alimento en forma de líquido para que sea fácil de digerir. El menú de líquidos claros gira en torno a los líquidos que son relativamente claros en la naturaleza, como algunos jugos de frutas y caldos de sopa.

Perder peso gracias a un tratamiento con fármacos (pastillas para adelgazar) puede parecer tentadoramente fácil a simple vista. Sin embargo, estos tratamientos son muy agresivos y sin un control médico adecuado existe el riesgo de que se presenten efectos secundarios graves. El tratamiento con estos fármacos no implica un cambio en los hábitos por lo  que el paciente suele recuperar el peso perdido al finalizar el tratamiento si no se han instaurados hábitos de alimentación correctos. En la mayoría de los casos, una reducción de peso duradera implica siempre un cambio en el estilo de vida: llevar una alimentación sana y equilibrada complementada con suficiente ejercicio físico es la mejor forma de mantener el peso ideal.
Una dieta líquida absoluta se suele usar antes de los análisis, los procedimientos o las cirugías que requieren que no tengas alimentos en el estómago o los intestinos, tal como antes de una colonoscopia. También puede recomendarse como una dieta a corto plazo si tienes ciertos problemas digestivos, como náuseas, vómitos o diarrea, o después de determinados tipos de cirugía.
×