El sitio web ConsumerSearch.com recomienda sólo con receta médica la fentermina, un supresor del apetito que ha estado en el mercado durante mucho tiempo. Estas píldoras disponibles sólo a través de un médico se utilizan como parte de una estrategia multifacética para bajar de peso en personas con niveles muy altos de obesidad que hacen dieta. Actúa sobre el sistema nervioso para reducir el hambre y los antojos. Es importante seguir las indicaciones de tu médico al usar este medicamento para evitar los efectos secundarios y una posible adicción.
Hola Paloma, si ya vas a un nutricionista tendrías que consultarle tus dudas. Por lo que cuentas en tu mensaje puede que la dieta y la medicación no estén bien pautadas ya que no deberías tener tantas bajadas de azúcar y tampoco deberías subir de peso. Si quieres nosotras podríamos llevarte la parte nutricional de tu tratamiento, puedes ponerte en contacto con nosotras a través del formulario de contacto o vía telefónica. Un saludo.
Todos conocemos la reputación adelgazante del té. Estas propiedades se encuentran parcialmente clarificadas. Sabemos que las capacidades de esta bebida para incrementar el gasto energético y “quemar” las reservas de grasa se deben en parte a la cafeína que contiene. Pero anteriormente no sabíamos que las catequinas también tienen un gran efecto regulador sobre el peso. Los beneficios del consumo regular de catequinas no se limitan al incrementado gasto energético y la oxidación de la grasa. Estas sustancias también actúan sobre la distribución de la grasa en el cuerpo y ayudan a reducir el peso en el área abdominal. Además los estudios han mostrado que el té verde podría limitar la recuperación del peso tras el adelgazamiento de las dietas.
Si bien los supresores del apetito pueden ayudar a algunas personas a hacer dieta para adelgazar, es posible que no funcionen para todos. Hay muchas razones por las que comemos demasiado, y el hambre es solo una de ellas. Los supresores del apetito no se centran en la alimentación emocional, la alimentación sin sentido o el comportamiento sedentario, que también está asociado comúnmente con el sobrepeso y la obesidad.
Sin embargo, proliferan las dietas líquidas utilizadas con el mero fin de bajar rápidamente unos pocos kilos. Estas dietas no son para todos y es indispensable consultar con un especialista en nutrición antes de seguir esta dieta (y cualquier otra), ya que una mala decisión alimentaria puede jugarte una mala pasada y traerte graves problemas de salud.
Se trata de una dieta muy variada en la que se prima la ingesta de frutas, verduras y lácteos bajos en grasa. También se consumen cereales integrales, carne, pescado y legumbres, pero de forma más restringida. Las grasas saturadas, los azúcares refinados y los carbohidratos están prácticamente prohibidos. La dieta va acompañada de un plan de actividades de ejercicio físico y reduce a la mínima expresión el consumo de alcohol. Dado que es una dieta especialmente recomendable para tratar la hipertensión, la sal está limitada al punto justo en que nuestros guisos empiezan a saber a algo.
Una dieta líquida absoluta consiste en líquidos claros —como agua, caldo y gelatina regular— que se digieren con facilidad y no dejan residuos sin digerir en el tracto intestinal. El médico puede indicarte una dieta líquida absoluta antes de ciertos procedimientos médicos o si tienes determinados problemas digestivos. Dado que la dieta líquida absoluta no puede brindarte la cantidad suficiente de calorías y nutrientes, no se debe seguir por más de unos pocos días.
×