Para poder llevar a cabo la dieta tienes que tener siempre en casa frutas y verduras. Lo ideal es que compres al menos una vez a la semana frutas y verduras frescas variadas (para ensaladas, cremas de verduras, saltearlas, para hervir…). Y por si la semana se te complica y no tienes tiempo, siempre va bien tener en casa conservas de verduras como espárragos o alcachofas que te solucionan una cena.
Dicho esto, si necesita seguirla durante un período de tiempo más prolongado, su médico puede recomendarle agregar suplementos nutricionales que garanticen el aporte de todos los nutrientes y principalmente ricos en  proteínas porque una dieta como esta no proporciona suficientes calorías o nutrientes para que el organismo se desarrolle con normalidad.
¿Sirve la dieta líquida para perder peso? No, zanja Alcón. "Bajo ningún concepto se deben usar para otro fin que no sea el terapéutico, ya que son dietas muy incompletas nutricionalmente". E incluso en ese caso, nunca se deben prolongar más de lo necesario. "El sobrepeso lo provocan los malos hábitos alimenticios durante todo el año. Con las dietas-milagro, o dietas heterodoxas, el peso se recupera enseguida porque se saltan lo principal: haber aprendido a comer correctamente durante todo el año".

La historia de las dietas líquidas para perder peso tienen un oscuro punto de partida. En los años 70, un médico estadounidense, Roger Lynn, presentaba su cura milagrosa para la obesidad. Consistía en un batido de proteínas ('Prolinn') como única comida diaria: concretamente, provenía del colágeno de las pezuñas y pellejos de animales del matadero, una materia prima barata. Aunque el régimen debía acompañarse de suplementos vitamínicos y nutricionales, aportaba únicamente entre 400 y 800 calorías diarias. 

En relación a la posibilidad de utilizar en paralelo un inhibidor del apetito y un quemador de grasa, la nutricionista de Clínica Tabancura sostiene que por lo general no existe peligro, ya que se trata de productos cuyos ingredientes son bastante naturales. Igor Correa agrega que aunque se intenta no combinarlos, "hay mezclas que son conocidas y que sabemos no existe interacción".

La próxima vez que realices ejercicio (caminar, nadar, correr, etc.) añade algunos intervalos de 30 segundos en los que aumentes la intensidad y luego regresa a la intensidad normal. Estos ligeros cambios harán que tu cuerpo consuma más energía, fortalece considerablemente la capacidad de las células para regenerarse y las ayuda a tener una mayor oxigenación.
Es importante que encuentres un ejercicio que te guste, si no acabarás buscando excusas para no hacerlo, los beneficios del deporte se multiplican si lo disfrutas. Desde nadar, correr, o ir en bici, actividades dirigidas, deportes de equipo, baile o artes marciales. Hay infinidad de deportes a elegir. Y si no puedes hacer ejercicio deforma planificada, no olvides que la actividad diaria también cuenta, ¡muévete! Camina más y sube escaleras.

Saxenda (inyección de liraglutida [origen ADNr]): Este medicamento inyectable ayuda a las personas a hacer ejercicio para que se sientan llenos antes, para que coman menos y pierdan peso. El Saxenda puede ser utilizado por pacientes obesos (un IMC de 30 o más) o por pacientes que tienen un IMC de 27 o más y una condición médica relacionada con el peso como la diabetes tipo 2, colesterol alto o presión arterial alta.


La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2018 A.D.A.M., Inc. La duplicación para uso comercial debe ser autorizada por escrito por ADAM Health Solutions.
×