El consumo de arándanos puede ayudarte a reducir la inflamación, según un estudio publicado en la revista Molecular Nutrition & Food Research. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos; un grupo recibió una dieta que incluía un equivalente de 1,5 tazas de arándanos, mientras que el otro grupo siguió una dieta de control que no incluía la fruta. Al final del experimento, el grupo que consumió arándanos tenía menor inflamación que sus contrapartes que no consumieron la baya.
Una de las principales armas del Oolong contra el aumento de peso es su capacidad para prevenir la absorción de grasas. Los científicos japoneses descubrieron que los altos niveles de antioxidantes llamados polifenoles polimerizados, específicos para el té Oolong, inhiben la capacidad del cuerpo para absorber la grasa en más de un 15%. Como resultado, el té de Oolong es una de las infusiones para perder peso y volumen más utilizadas.
Las verduras también son supresores naturales del apetito. Son altas en fibra y tienen bajo nivel de calorías. Son muy efectivas y te harán sentirte lleno durante mucho tiempo, así que trata de comer espinaca, coliflor, guisantes, repollo, zanahorias, coles de Bruselas y brócoli tanto como sea posible. Cuando los músculos crecen, la grasa se quema. Esto es importante, ya que el uso de proteínas puede hacer que los músculos crezcan.
Receta: Pon 200 ml de leche (un vaso) en un cuenco en el fuego y añade 50 g de copos instantáneos de avena y canela en polvo o en rama. Cuece 15 minutos hasta que quede una textura como de una crema. Sirve en un bol cubriendo un plátano cortado a rodajas y otras frutas que te gusten. Puedes añadir semillas, frutos secos e incluso copos de avena crudos para darle un punto crujiente.
También es posible que necesite seguir una dieta líquida completa por un tiempo después de haberse sometido a una cirugía en el estómago o el intestino. Igualmente, puede ser que necesite hacer esta dieta si está teniendo problemas para tragar o masticar. Si se le receta esta dieta debido a disfagia (problemas para tragar), su patólogo del habla le dará más instrucciones específicas. En ocasiones la dieta líquida completa es un paso entre una dieta de líquidos claros y volver a su dieta regular.
×