Los tés son un excelente aliado a la hora de perder esas libras de más. No sólo por las diferentes propiedades que tienen sus distintos ingredientes, sino porque sustituir bebidas azucaradas con éstos siempre es una buenísima idea para asegurarte de llevar una vida más sana. Hay tés que, aparte de ayudarte a perder peso, te pueden ayudar para mantenerte despierto o conciliar el sueño. También puedes combatir el frío o refrescarte con ellos, según la temporada del año en la que estés. En resumen, es una bebida que definitivamente quieres integrar en tu vida. 


Hola,tengo 37 años mido 1,55 y peso 56,5 kg. Desde qué dejé de trabajar he engordado 2 kg. Actualmente estoy estudiando y no tengo tiempo para gimnasios, aunque intento ir andando a todos lados. Otra cosa que me pasa es que no me gusta el café, soy de leche con cacao y si no lo tomo no rindo igual. No me gustan los yogures y menos para desayunar. Por lo que nunca sigo las dietas al pie de la letra. ¿Cómo podría hacer para perder algo de peso?

Saxenda (inyección de liraglutida [origen ADNr]): Este medicamento inyectable ayuda a las personas a hacer ejercicio para que se sientan llenos antes, para que coman menos y pierdan peso. El Saxenda puede ser utilizado por pacientes obesos (un IMC de 30 o más) o por pacientes que tienen un IMC de 27 o más y una condición médica relacionada con el peso como la diabetes tipo 2, colesterol alto o presión arterial alta.
Los tipos de dietas vegetarianas en los Estados Unidos pueden variar enormemente. Algunas personas no comen ningún tipo de producto animal, mientras que otras consumen leche y huevos junto con los alimentos vegetales. También hay quienes se alimentan principalmente siguiendo un plan vegetariano, pero incluyen pequeñas cantidades de carne, mariscos, pollo o pavo.
Les informo a quien le interese el mejor té de verdad el que contiene un cactus traído del áfrica te encapsula la grasa eliminándola a través de las heces, te duele el estómago, los brazos, las piernas, la cara, la espalda, todo, todo tu cuerpo porque está recogiendo todos los depósitos grasos, contáctame a mi correo es efectivísimo!! y muy económico te daré detalles, te espero... Tisha... 14 4
Hola,tengo 37 años mido 1,55 y peso 56,5 kg. Desde qué dejé de trabajar he engordado 2 kg. Actualmente estoy estudiando y no tengo tiempo para gimnasios, aunque intento ir andando a todos lados. Otra cosa que me pasa es que no me gusta el café, soy de leche con cacao y si no lo tomo no rindo igual. No me gustan los yogures y menos para desayunar. Por lo que nunca sigo las dietas al pie de la letra. ¿Cómo podría hacer para perder algo de peso?
Utiliza cocciones sencillas y saludables: Las cocciones más adecuadas a utilizar son: a la plancha o parrilla, horno, en su jugo, microondas, hervido, salteado, rehogado o al papillote. Evita fritos y rebozados. Para darle sabor a tus platos, utiliza especias: tomillo, orégano, pimientas, nuez moscada, cominos, etc. Y también ajo, cebolla, limón, perejil, mostaza, vinagre. Modera el consumo de sal.
Receta: Corta las patatas (1 de tamaño mediana por persona) en rodajas muy finas pero sin llegar al final, para que queden unidas como si fuera un libro. Pinta las láminas con aceite y un pincel, para que no queden demasiado impregnadas (también puedes hacerlo con aceite en spray). Salpimienta y añade especias o hierbas aromáticas al gusto. Ásalas en el horno a 220º. Si las dejas enfriar y luego las recalientas, son más saciantes.
Receta: Limpia las gambas (150 g), quítales la cabeza, la cáscara y el hilo negro que tienen en el lomo. Pon una cucharada de aceite en una sartén antiadherente y sofríe un ajo aplastado con la piel y una guindilla (o media o dos, según te guste el picante). Cuando esté aromatizado –no debe humear– añade las colas de gamba peladas y saltea hasta que cojan color. Aparta del fuego, retira el ajo y la guindilla, y espolvorea con perejil por encima. Sirve caliente.
Las personas que hacen dieta a menudo ven ciertos supresores del apetito publicitados en revistas o en línea. En general, la palabra “supresor del apetito” se refiere a un medicamento recetado que lo ayuda a sentirse menos hambriento para que pueda perder peso. Sin embargo, el término también es utilizado por algunos fabricantes de pastillas para adelgazar a base de hierbas y componentes naturales para describir a los productos a base de plantas que ayudan a controlar el hambre.
El estudio Predimed realizado en España, por ejemplo, concluía en una investigación publicada en 'The New England Journal of Medicine' que una dieta mediterránea enriquecida con frutos secos y aceite de oliva virgen extra reduce en un 30% la posibilidad de morir por un accidente cardiovascular. Una nueva investigación publicada hoy en el 'International Journal of Epidemiology', no obstante, matiza la bondad universal de mezclar frutas, verduras, pescado, cereales, legumbres y aceite de oliva, y añade un matiz olvidado para que esta dieta sea verdaderamente eficaz: tener dinero o pertenecer a la clase alta.

La única proteína consumida en todo el programa de la dieta es el UltraFit amino ácido comprimido, porque todas las proteínas otro tiene grasa. La mayoría de los problemas crónicos de salud se deben a la cantidad de grasa en la sangre. Al tomar la grasa de su fuente de proteína, la grasa se elimina de la sangre. Al tomar la grasa de su de su sangre, usted comenzará a perder grasa de su cuerpo y convertirse en un menor riesgo de enfermedades crónicas y las enfermedades. Por no hablar, sólo se sentirá mejor!
Una dieta líquida clara es un tipo de dieta alterada mecánicamente que incluye solo líquidos sin pulpa, trozos de comida ni sólidos, ni semisólidos; es decir, únicamente líquidos. Pueden ser licuados de frutas pero deben estar colados, así mismo pueden estar endulzados o salados pero no debe haber nada sólido. Puedes hacer zumos naturales como zumo de naranja o arándanos sin colarlos.
Per i musulmani è il Ramadan, il nono mese del calendario islamico, e anche ebrei e cattolici resistono agli echi della fame con la preghiera, in alcune ricorrenze. Tutte le religioni invitano al digiuno per purificare lo spirito ma anche il corpo, non certo per mettere a repentaglio la salute dei fedeli. Dalle sacre scritture alle librerie, passando anche dalla scienza, ci ha pensato Michael Mosley, giornalista della BBC, a dare il via lo scorso anno al fenomeno del digiuno intermittente (il metodo si chiama appunto Fast Diet) con un manuale che negli UK é stato subito bestseller. Niente piatti tristi e sconditi, nè la mortificazione quotidiana di fare il conto delle calorie: si mangia ciò che si vuole (senza però strafogarsi) per cinque giorni la settimana, i restanti due si introducono al massimo 500-600 calorie, saziandosi magari solo con delle verdure o dei beveroni. Più facile per chi fatica a conciliare appetito e impegni con un rigido piano dietetico quotidiano, l’idea del digiuno intermittente lascia perplessi alcuni nutrizionisti più ‘conservatori’. Certo, sarebbe meglio educare a una sana alimentazione, da seguire tutti i giorni con convinzione, ma la restrizione calorica non è certo un’idea peregrina. «Negli animali abbiamo visto che un taglio delle calorie del 30% corrisponde minore rischio cardiovascolare, diabete, cancro e fa vivere più a lungo – spiega Luigi Fontana, della Divisione di Geriatria e scienze nutrizionali presso il Centro per la Nutrizione umana della Washington University di St.Louis, Usa, che da anni studia l’impatto della dieta sull’invecchiamento – Risultati osservati nei topi, non sappiamo ancora come applicarla all’uomo perché da personalizzare, anche in base all’età e al metabolismo di una persona. La stiamo testando su persone sovrappeso, osservando miglioramenti di importanti parametri nel sangue, in tutto il mondo si cercano biomarcatori per confermarne l’effetto positivo in termini di longevità anche nell’uomo». Come capire se dobbiamo darci un taglio con le calorie? «Dall’addome non piatto: se abbiamo grasso viscerale, che è associato a più alto rischio cardivascolare, significa che stiamo introducendo più calorie del necessario». Eliminare la ‘pancetta’ sì, ma senza esagerare con le restrizioni, sia che si scelga una dieta liquida o un digiuno intermittente: quando lasciate senza nutrimento per più di uno o due giorni, le cellule rilasciano nel sangue corpi chetonici, sostanze che affaticano anche il fegato e il cervello. Una vera e propria intossicazione, alla faccia del nostro desiderio di ‘disintossicarci’.
Quel che conta, però, è comporre le bevande vegetali in maniera tale che diano il giusto sostentamento e non ci facciano sentire deboli, demotivate o nervose durante l'arco della giornata. Spiega l'esperta: "consiglio di differenziare le bevande durante la giornata. Divertitevi a inventarne di ogni genere, usando frutta e verdura di stagione, anche insieme, e aggiungendo radici benefiche ed energizzanti come zenzero e ginseng. L’utilizzo dei legumi nelle passate, inoltre, vi permette di ottenere le proteine vegetali, molto importanti, e i carboidrati complessi di cui l'organismo necessita. L’obiettivo è quello di introdurre tutti i nutrienti in modo equilibrato, cosa non sempre facile da realizzare soprattutto visto che per una settimana si escluderà carne e pesce. Per questa ragione si può ricorrere, durante la settimana, a drink già preparati, contenenti aminoacidi vegetali e proteine”.
Hola Ángela, tener una talla 40 o una talla 42 no es indicativo de sobrepeso. Deberíamos valorar otros factores como tu IMC y tu composición corporal. Entiendo la preocupación de tu madre. Quizá si la convences para que hable con nosotros por teléfono sería más fácil, así verá que trabajamos con dietas saludables y que adelgazar no es sinónimo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria. Un saludo.

-El conocimiento y la profesionalidad de Adriana impresionan. Tenía un problema que ni mi médico ni una visita a una endocrina ni mi anterior dietista habían sabido ver. Adriana no se ha rendido, ha buscado en las analíticas y me ha ido ajustando poco a poco la pauta, además cuidando siempre de que sea fácil de seguir. No paso hambre y disfruto de la comida igual que antes.
Il vantaggio di bere frutta e verdura è facilitare l’assorbimento delle vitamine idrosolubili come la C e quelle del gruppo B, tra cui l’acido folico, di cui è ricco il mondo vegetale e che devono essere assunte quotidianamente attraverso la dieta, perché non accumulabili nell’organismo. «Per le vitamine liposolubili A, D, E, K essere in acqua non rappresenta invece alcun vantaggio, in genere vengono assorbite insieme ai grassi alimentari e poi accumulate in riserve nel fegato – spiega Lucilla Titta, ricercatrice presso l’Istituto Europeo di Oncologia (IEO) di Milano dove è coordinatrice del programma SmartFood IEO per l’educazione alimentare e la divulgazione scientifica (puoi chiederele un consulto qui) – Si può però aggiungere al frullato della frutta secca, in modo che i grassi “buoni” (monoinsaturi e polinsaturi) in essi contenuti facciano da veicolo per facilitarne l’assorbimento di vitamine». I centrifugati separano frutta e verdura dalla polpa e dalla buccia, lasciando nel bicchiere solo il succo concentrato di acqua, vitamine e sali minerali. «Viene persa e sprecata tutta la parte fibrosa dei vegetali, importante nell’alimentazione, e si accumulano gli zuccheri contenuti nella frutta in poco volume – prosegue – Nei frullati, invece, la presenza di fibra abbassa l’indice glicemico del preparato, così da favorire un assorbimento più lento degli zuccheri e limitare picchi glicemici in chi lo beve». Ciò che manca per trasformare un frullato di sola frutta e acqua in un mini-pasto completo è la componente di proteine, che dovrebbero raggiungere il 15-20 per cento dell’apporto calorico totale nell’arco della giornata: una carenza da compensare con attenzione nei giorni successivi a quello dedicato alla dieta liquida. La passione per succhi, spremute e centrifugati dà una mano anche all’idratazione, importante tanto in estate quanto in inverno. Un adulto sano dovrebbe integrarne le perdite con almeno 2-2,5 litri di acqua al giorno, dalla bottiglia e anche dal mondo vegetale: ‘beviamo’ quando mangiamo una porzione di frutta, basti pensare che una mela o una pera sono costituite da oltre il 90 per cento di acqua. Numerosi studi hanno inoltre confermato che è più facile per il nostro organismo assimilare l’acqua contenuta negli alimenti, piuttosto che mangiare cibi secchi e dopo irrorare il boccone con abbondanti sorsate.

Receta: Tritura garbanzos (120 g cocidos) con una cucharada rasa de aceite de oliva, una de pasta de sésamo (tahine), medio ajo, agua y un chorrito de limón. Una vez hecha la crema, espolvorea pimentón por encima. Corta la verdura que más te gusta tomar cruda a bastones (zanahoria, pepino, apio, pimiento, hojas de lechuga…) para tomarla dipeando con el hummus.


El consumo de arándanos puede ayudarte a reducir la inflamación, según un estudio publicado en la revista Molecular Nutrition & Food Research. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores dividieron a los participantes en dos grupos; un grupo recibió una dieta que incluía un equivalente de 1,5 tazas de arándanos, mientras que el otro grupo siguió una dieta de control que no incluía la fruta. Al final del experimento, el grupo que consumió arándanos tenía menor inflamación que sus contrapartes que no consumieron la baya.
En esta y en cualquier otra dieta, la cantidad de kilos que se pierden depende de tu peso actual y estatura y del tiempo que vayas a seguir esta dieta. Como normal general, con esta dieta puedes perder hasta 3 kilos la primera semana y luego a razón de entre medio kilo y 1 kilo a la semana. Esto es así, y ocurre en casi todas las dietas, porque la primera semana se eliminan líquidos (por eso la pérdida parece mayor). Pero, la pérdida verdadera es después y bajar cerca de 1 kg semanal es todo un éxito, ya que es un peso que no se recupera rápidamente.
La dieta líquida es una dieta en la que sólo se permite la ingestión de líquidos como agua, tés, jugos sin azúcar, sopas y batidos. Este tipo de dieta debe mantenerse por 2 días como máximo 3, para que no ocurran carencias nutricionales y para que el metabolismo no se vuelva más lento, lo que puede causar un aumento de la acumulación de grasa en el organismo.
×