Después de años de tener mi confianza en mí misma quebrada y de sentirme triste, me encontré con la Dieta 4 Semanas y pensé en probarla. En la primera semana, me asombró subirme a la balanza ¡y ver que había bajado 11 libras! Ahora, unas pocas semanas después, ¡he perdido 42 libras! ! Y lo mejor de todo es que ¡finalmente soy FUERTE otra vez! ¡Y es todo gracias a ti, Brian!”
Una dieta líquida clara es un tipo de dieta alterada mecánicamente que incluye solo líquidos sin pulpa, trozos de comida ni sólidos, ni semisólidos; es decir, únicamente líquidos. Pueden ser licuados de frutas pero deben estar colados, así mismo pueden estar endulzados o salados pero no debe haber nada sólido. Puedes hacer zumos naturales como zumo de naranja o arándanos sin colarlos.
"Son de verdad increíbles", escribió Kardashian West en un post publicado dos veces en 24 horas -tanto en Instagram como en Twitter- en el que ella misma posaba con el caramelo dietético. Si bien Kim ha compartido otras veces anuncios patrocinados de productos para adelgazar (como batidos sustitutivos de comidas) los supresores del apetito pertenecen a una categoría dietética diferente y mucho más polémica.
Sin embargo, proliferan las dietas líquidas utilizadas con el mero fin de bajar rápidamente unos pocos kilos. Estas dietas no son para todos y es indispensable consultar con un especialista en nutrición antes de seguir esta dieta (y cualquier otra), ya que una mala decisión alimentaria puede jugarte una mala pasada y traerte graves problemas de salud.

Básicamente, podemos decir que es como la dieta blanda triturada, alimentos fáciles de digerir para el organismo y que nos aporten los nutrientes necesarios para una correcta recuperación de la flora intestinal. Una vez toleremos este tipo de dieta podremos pasar a la dieta blanda, en la que comeremos sólidos, bien masticados, de forma que el organismo se vaya acostumbrando hasta llegar a una alimentación normal.


En algo en lo que no van desencaminadas las recomendaciones es que la restricción calórica es la vía para la pérdida de peso. Pero erran en el método, advierte la experta. "Lo primero es hacer una valoración del estado nutricional del paciente. Se deben identificar posibles situaciones fisiológicas o patológicas que requieran tratamiento. Con toda la información, se elabora una dieta adaptada y personalizada. En caso de tener que tratar el sobrepeso, se llevará un control del aporte calórico pero asegurando la calidad de la dieta. Es decir, que exista un equilibrio nutricional".
Es importante tener en cuenta que una dieta de líquidos claros no debe seguirse durante más de unos días como transición a una alimentación que garantice la calidad nutricional y sólo se recomienda bajo la supervisión de su médico. Si tolera correctamente los alimentos, pronto podrá cambiar a una dieta líquida completa, que contiene algunos alimentos más, como sopas con crema y helado.
Más verduras y frutas. En cada comida empieza por un buen plato de verdura, preparada como más te guste. Come tanta como desees hasta sentirte satisfecho. El aporte de fibra de la verdura te hará sentirte saciado por más tiempo, impidiendo así que sientas hambre y piques entre horas. Complementa las comidas con huevo, pescado o carne magra, acompañadas siempre por ensalada.

Es un clásico cuando se empiezan las dietas y no hay especialista que no haga hincapié en ello. Los nutricionistas insisten mucho en que la clave de un buen régimen es que sea “moderado, variado y equilibrado”. Para adelgazar basta con seguir una serie de pautas, y priorizar unos alimentos frente a otros, pero la mayoría de mortales necesitan, además, un menú específico: una bien reglamentada que les asegure el éxito.


Utiliza aceite de oliva. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de este régimen y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.
Debes apoyar tu peso en los dedos de los pies. Las manos han de estar debajo de los hombros. El cuerpo, recto, rectisimo. Debes tener cuidado, asegura Sims, de mantener tu núcleo bloqueado, para que se forme una línea recta entre la cabeza, los glúteos y los talones. Vamos, que no muevas ni un músculo. Una vez que tengas dominada la postura, dobla los brazos y baja lo que puedas, y luego vuelve a la posición inicial extendiendo las extremidades superiores.
Hay algunos productos disponibles en línea, en tiendas de alimentos saludables, farmacias y tiendas de vitaminas que pretenden ser supresores naturales del apetito. La fibra, por ejemplo, le ayuda a sentirse satisfecho por más tiempo después de comer. Por esta razón, algunos fabricantes de suplementos de fibra lo llaman un supresor natural del apetito.

El sitio web ConsumerSearch.com recomienda sólo con receta médica la fentermina, un supresor del apetito que ha estado en el mercado durante mucho tiempo. Estas píldoras disponibles sólo a través de un médico se utilizan como parte de una estrategia multifacética para bajar de peso en personas con niveles muy altos de obesidad que hacen dieta. Actúa sobre el sistema nervioso para reducir el hambre y los antojos. Es importante seguir las indicaciones de tu médico al usar este medicamento para evitar los efectos secundarios y una posible adicción.
Qsymia (fentermina y topiramato):  Este medicamento ayuda a suprimir el apetito y reducir la ingesta de alimentos. Si tiene un IMC superior a 30 o un índice de masa corporal de 27 o más junto con una afección relacionada con el peso, su médico puede recetarle este producto. El medicamento debe tomarse junto con las modificaciones del estilo de vida para la pérdida de peso sostenida.
Utiliza aceite de oliva. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de este régimen y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.
Con qué: la idea es no comer nada sólido, sino consumir las frutas y las verduras en batidos y licuados, por supuesto sin leche, ni siquiera las vegetales por estos dos primeros días. Usar más verduras que frutas es lo ideal ya que las frutas tienen mucha azúcar. 4 vasos para mujeres y 6 para hombres son el consumo recomendado. Durante el día beber agua, tisanas de hierbas y nada de té, mate ni café, para favorecer la desintoxicación.

El ejercicio es innegable que es una de las principales herramientas para estimular el gasto calórico del individuo y además optimiza la utilización de determinados nutrientes. Hay ejercicios para perder peso. Además del ejercicio se ha demostrado que dormir bien (que no quiere decir dormir mucho) favorece la pérdida de peso, ya que nuestro sistema hormonal funcionará correctamente y evitaremos situaciones de estrés metabólico que hagan que el cuerpo se “resista” a perder peso como respuesta a agentes agresivos como es la falta sueño, el ayuno o la deshidratación.
El final de las vacaciones suele dejarnos algo de bagaje extra en el cuerpo: tres kilos más de media, según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. Esto no es en sí un problema, ya que recuperaremos nuestro peso si el resto del año hemos mantenido hábitos de estilo de vida saludable. El problema está cuando se buscan atajos de riesgo, llegado septiembre, para perder mucho en muy poco tiempo.
×